Ideas y consejosVacaciones seguras

Consejo de seguridad: 20 tips para proteger tu hogar en vacaciones

Antes de irnos de vacaciones, es importante tener en cuenta que nuestros hogares van a quedarse solos durante una temporada más o menos larga, y que «solos» no significa «vacíos». De ahí la necesidad de publicar este breve consejo de seguridad, para recordar lo que seguramente muchos ya sabemos, pero que tantas veces se nos olvida o que dejamos en un segundo plano de importancia, llevados por las ganas de salir volando hacia nuestro destino.
Consejo de seguridad: 20 tips para proteger tu hogar en vacaciones

1. Controla la euforia

Sabemos que te mueres de ganas de irte de vacaciones (¡como todos!) y que, si por ti fuese, lo propagarías a los 4 vientos. Di que sí: la alegría vale si se comparte. Pero ten cuidado y vigila lo que publicas en tus redes sociales: no des detalles de tus destinos y jamás publiques la fecha de salida y de regreso de tus vacaciones. 

También es importante que controles tus publicaciones: ya tendrás tiempo de subir tus fotos en la playa cuando hayas vuelto a casa. Mientras estés de vacaciones, olvídate todo lo que puedas de las redes sociales: además de un consejo de seguridad, te servirá para disfrutar más de tu viaje.

2. Actúa con discreción

Si vas a salir de casa cargado con maletas, en la medida en que te sea posible hazlo a una hora discreta. Carga tu coche sin entorpecer el tráfico, o pide un taxi por teléfono y no lo esperes en plena calle rodeado de tu equipaje. Usa el sentido común: ¡que no parezca que anuncias que te vas de vacaciones!

3. No descuides tus buzones de correo

Encárgate de encontrar a alguien (un vecino de confianza, un amigo, un familiar…) que te vacíe el buzón de correo al menos una vez por semana. Aunque recibas pocas cartas, el correo comercial acumulado puede ser un indicador de tu ausencia. 

Además de un consejo de seguridad, este tip puede ser la excusa perfecta para poner en orden tu correspondencia y hacerla más sostenible: la mayoría de bancos y compañías de suministros, por ejemplo, ofrecen la posibilidad de realizar sus envíos por vía electrónica, eliminando las comunicaciones en papel. Solo tienes que ponerte en contacto con ellos para solicitarlo y dejarás de recibir cartas para pasar a recibir emails, teniéndolo todo ordenado en tu buzón de correo electrónico. 

Tampoco descuides tu buzón de email: si recibes un gran volumen de mensajes, durante tus vacaciones el servidor puede quedar saturado haciendo y enviar un mensaje a los remitentes que delataría tu ausencia. Programa una respuesta automática explicando (sin dar muchos detalles) que no responderás en unos días y que si hay alguna urgencia contacten contigo por otras vías; haciéndolo, quedarás mejor con tus interlocutores y te ahorrarás posibles quebraderos de cabeza.

4. Comprueba bien los cierres de puertas y ventanas

Revisa bien la integridad y el buen estado de puertas, ventanas, persianas, porticones… comprueba que las bisagras y los anclajes a los marcos estén en condiciones. Cierra bien por dentro y comprueba, acceso por acceso, si con un empujón desde el exterior el cierre cede o se mantiene firme. 

Si dudas, aprovecha y cambia lo que tengas que renovar. Y si puedes, refuerza los cierres con medidas extra de seguridad: candados, puertas de seguridad, rejas… 

Un método muy efectivo de protección de los accesos a tu vivienda son los kits de alarmas acústicas que, además de emitir un sonido de alerta, te avisan a tu móvil estés donde estés de posibles intrusiones o allanamientos. Algunos de estos sistemas de seguridad puedes pedirlos online, recibirlos en 24 o 48 horas e instalarlos tú mismo en poco tiempo. 

Además, estas alarmas no requieren el pago de cuotas mensuales ni obligan a permanencias de ningún tipo. Revisa nuestro post dedicado a ellas para obtener más información y comparar hasta 10 modelos distintos de kits de alarmas sin cuotas para la seguridad en el hogar.

5. Cierra con llave

Recordarlo puede parecer demasiado obvio, pero la verdad es que no son pocos los que se olvidan de cerrar adecuadamente los accesos a su vivienda. Utiliza todas las cerraduras disponibles y no te confíes: antes de subir al coche, al taxi o a tu bici para no volver en unos días, dedica unos segundos a comprobar que has cerrado bien la puerta de tu casa.

6. Controla el corte de suministros

Cierra la llave de acceso del gas. Este es el primer consejo de seguridad que te damos referente a los suministros: seguro que no sucede nada, pero en el peor de los casos, si hubiese algún tipo de percance… un escape de gas podría empeorar mucho las cosas.

Cierra la llave de paso del gas y, si has vaciado tu nevera, valora la posibilidad de cerrar también la luz. Pero cuidado: deja una línea de luz abierta para poder encender y apagar las luces cuando lo desees, si dispones de un sistema de iluminación que permita su control remoto.

En su defecto, pide a alguien de confianza que pase por tu casa y encienda y apague una luz visible desde el exterior con cierta regularidad: una luz encendida siempre da a pensar que hay alguien en casa. Si no tienes plantas que dejar a cargo de alguien que las riegue, haz lo mismo con el agua y cierra la llave de paso.

También es una buena idea programar el riego de tus plantas con un sistema de riego automatizado: existen dispositivos muy baratos y accesibles en el mercado que cumplen perfectamente esta función.

7. No descuides los exteriores

Una terraza desaliñada, un jardín descuidado… siempre ofrecen una imagen de abandono que no nos interesa fomentar bajo ningún concepto. Este tipo de cosas pueden dar a pensar que las ausencias en esa casa suelen ser prolongadas, por lo que antes de embarcarte en tus vacaciones, preocúpate de arreglar los exteriores de tu vivienda.

8. Cierra persianas y (ojo con las) luces

Volvemos a los mismo: cierra todas las persianas y las luces, pero procura contar con alguien de confianza que regularmente se encargue de subir y bajar alguna persiana, de apagar y encender alguna luz… siempre con el objetivo de ofrecer la sensación de que hay alguien en casa.

Una buenísima opción para estos casos vuelven a ser algunos de los sistemas de seguridad para hogares que comentamos en nuestro post sobre la cuestión, que además de alarma acústica, muchos incluyen la opción de gestionar, desde la misma consola de mando (o desde tu móvil), en cualquier momento y estés donde estés, electrodomésticos inteligentes y otros dispositivos domóticos como cierres, iluminación, climatización… 

Seguridad y domótica

En este vídeo podemos ver ejemplos de lo que algunos de estos sistemas de seguridad en el hogar pueden hacer por nosotros mientras estamos de vacaciones.

9. No anuncies tu ausencia

No dejes mensajes de voz grabados en tu contestador automático indicando que estás de vacaciones, que no estás localizable o que no te hallas en casa. Y menos aún dejes notas o avisos en la puerta de tu casa. La discreción siempre será tu mejor aliada en asuntos de seguridad.

10. Instala un sistema de seguridad

Ya lo hemos avanzado en consejos anteriores, pero insistimos: pocos recursos son tan efectivos como instalar una alarma en casa. Existen kits de alarma contra robo que, sin ser los más simples del mercado, te ofrecen una amplia cobertura y plenas garantías de seguridad, sin tener que pagar cuotas fijas ni depender de obligaciones ni permanencias. Además, algunos de estos kits te permiten integrar decenas de dispositivos y electrodomésticos al sistema de seguridad, y controlarlos desde tu móvil

Un consejo de seguridad más que recomendable, si tenemos en cuenta su precio y su efectividad. Y no solo eso: los puedes pedir hoy, recibirlos en uno o dos días según el modelo, e instalarlos tú mismo en muy poco tiempo sin tener que recurrir a profesionales o instaladores. 

Eso sí, si instalas algún tipo de alarma, asegúrate de poner carteles que avisen de ello bien visibles desde el exterior: tienen un increíble potencial disuasorio frente a posibles intentos de intrusión y allanamiento.

11. Ten a mano tu póliza de seguro

Revisa a fondo las cláusulas de tu seguro del hogar y comprueba qué valor tienes asegurado, tanto de contenido como de continente. Si es necesario, amplía tu póliza hasta ajustarla a tus necesidades. 

Y ojo, porque no se trata de un consejo de seguridad exclusivo para el hogar: debes revisar, también, la póliza de tu seguro de viaje. Y si no tienes, valora muy seriamente hacerte una ajustada a los riesgos asociados a tu viaje y tu destino de vacaciones. En estos asuntos, no te confíes nunca.

12. Traslada los objetos de valor

No dejes objetos de valor en tu domicilio. Puedes pedir que te los guarde un amigo, un vecino de confianza, un familiar… aunque lo más recomendable es que alquiles una caja de seguridad en algún banco, aunque solo sea durante el tiempo en que estarás de vacaciones. Sea como sea, no dejes joyas ni dinero en efectivo en tu vivienda

13. Haz un inventario de electrodomésticos y otros objetos

Conocer y controlar el valor de los objetos que tenemos en casa es algo difícil y una tarea ardua, pero muy necesaria. Si tienes a mano las facturas de electrodomésticos y otros objetos de valor que no puedes sacar de tu domicilio, haz fotocopias y guárdalas en una carpeta a buen recaudo. Sería una buena idea que, además de la factura, anotaras el número de serie de cada objeto y lo acompañases con una foto del mismo: todo ello, si se diera el caso, te ahorraría problemas a la hora de reclamar una compensación por daños o robo a tu seguro.

14. Desenchufa los electrodomésticos

Si, por el motivo que sea, no puedes o no quieres desconectar la corriente eléctrica desde el cuadro central, desenchufa todos los electrodomésticos. No estamos diciendo únicamente que los apagues, sino que los desenchufes, que los desconectes de la toma de corriente a la que normalmente están enchufados. No se trata solo de un consejo de seguridad, sino también un tip sostenible: los aparatos eléctricos siguen consumiendo mientras están conectados, aunque estén apagados, especialmente si están en hibernación o en standby. Si los desenchufas, reducirás riesgos y ahorrarás en tu factura de la luz.

15. No escondas copias de las llaves de tu casa

No escondas copias de las llaves de tu casa en los dinteles, debajo de macetas o felpudos… es donde primero mirará alguien que pretenda entrar en tu hogar. Lo mejor es que facilites una copia de tus llaves a un vecino de confianza, a un familiar o a algún amigo. Siempre es conveniente que alguien tenga copia de tus llaves, por si perdieses las tuyas o sufrieras cualquier otro percance, ¡pero bajo ningún concepto dejes esta copia sin la custodia de alguien de confianza! 

16. Haz fotocopias de todos tus documentos importantes

No es solo que te los puedan robar, también pueden sufrir accidentes durante tu ausencia (inundaciones, incendios, alguna plaga descontrolada de insectos o roedores…). Por si acaso, fotocopia todo lo que sea importante y en la medida que puedas, compulsa estas copias. Cuando lo tengas todo fotocopiado, guarda los originales junto a tus objetos de valor, en el mismo lugar donde hayas decidido alojarlos.

17. Limpia y ordena la casa

No hay nada mejor que volver a casa después de unas vacaciones y encontrarla limpia y ordenada, a punto para retomar la rutina y arrancar el nuevo curso de la mejor manera posible. Pero es que, además, dejarla ordenada puede ayudar mucho a saber qué se han llevado los asaltantes en el caso de que tu domicilio sufra algún intento de robo durante tu ausencia. 

El orden también puede facilitar mucho las cosas a investigadores, bomberos y otros profesionales en caso de que tengan que acceder a tu domicilio. 

18. Informa de tus planes

Tu cómplice, ese vecino, amigo o familiar que te cuidará las plantas, que levantará persianas, encenderá luces y se encargará de que no se acumule tu correo, también debe saber dónde estarás, en qué lugar te alojarás, cuáles serán tus rutas, tu itinerario, tus planes… por si te tiene que localizar en algún momento. Si te pasase cualquier cosa estando de viaje, también esa persona podría indicar a los grupos de rescate por qué zona deberías encontrarte, y agilizar muchísimo más las cosas en momentos que podrían ser cruciales.  

19. Facilita instrucciones detalladas y precisas

Si dejas a alguien encargado de la seguridad de tu hogar, dale instrucciones precisas y detalladas. No te pierdas en explicaciones banales y ve al grano: tal planta necesita tantos riegos, esa persiana hay que subirla esos días y esos otros, esa ventana no hay que abrirla nunca… sé todo lo claro y específico que puedas.

20. Deshazte de productos tóxicos y/o inflamables

Por motivos muy parecidos a los ya comentados anteriormente, si en tu casa o tu edificio ocurriese algún percance durante tu ausencia, como incendios o inundaciones, los productos tóxicos o inflamables que puedas albergar (detergentes abrasivos, productos químicos y de limpieza…) contribuirían a empeorar mucho las cosas. Déjalos en un trastero o regálalos a alguien que los vaya a utilizar: este tipo de productos no cuestan tanto de adquirir y suponen un riesgo alto que nos podemos ahorrar a un coste muy bajo.

Pues bien, hasta aquí ha llegado nuestro consejo de seguridad de hoy. Si te apetece aportar o matizar algo, ya sabes: deja aquí tu comentario; como siempre, estaremos encantados de leerte. ¡Un saludo y hasta pronto!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *