dVacaciones
La portellada una escapada al Matarraña, hoguera de San Antón
La Portellada una escapada al Matarraña: contenido

Con La Portellada, una escapada al Matarraña, se nos abre un destino que probablemente sea el gran desconocido.

Próxima y lejana a  la vez. Conocida pero que ha sido poco visitada. Uno de aquellos rincones que nos ofrece la geografia aragonesa y al que no le hemos prestado toda la atención que se merece. 

La población de La Portellada, es la gran desconocida en una comarca como la del Matarraña llena de historia. Su reciente creación , doscientos cincuenta años, le hacen ser la población más joven.

El Matarraña merece una escapada

Cuando hablamos del Matarraña, nos estamos refiriendo a la Comarca del Matarraña. Nombre que le viene dado por el río que la atraviesa, el territorio tiene un encanto especial. Nada más entrar en él sus colores y olores te invaden de tal forma que la hacen ser inconfundible. Cada época del año tiene su encanto especial. En cualquiera de ellas podrás disfrutar de las delicias del paisaje, inundado de verde por todas partes.

Algunos la han comparado con la Toscana italiana, pero a decir verdad y según nuestra modesta opinión, nada tienen que ver la una con la otra.

Una escapada al Matarraña te permitirá comprobar en persona que esta comparación , nada se parece con la realidad. Esta parte del territorio tiene suficiente historia y entidad como para que no se pueda comparar con otras. Cada una tiene sus peculiaridades, las de la comarca del Matarraña te llegarán tan profundas que te harán volver. 

Las poblaciones del Matarraña

Dieciocho son las poblaciones que se diseminan por la comarca cual mancha de aceite que fluye de sus milenarios olivos. Sin embargo como ya hemoscomentado, es la gran desconocida. A muy poco tiempo de desplazamiento de las capitales que la rodean, estamos convencidos que de conocerse, sería una invasión. 

Sus habitantes viven en un espacio paradisíaco repartidos entre la dieciocho poblaciones que la componen. Su capital Valderrobres con dos mil habitantes es la que concentra la mayor población , cerca del 25%. El resto queda repartido entre las restantes a 300 personas por municipio. Un lujo al alcance de todos.

Entre esos municipios nos encontramos con La Portellada, con apenas doscientos cincuenta años de historia, es el más joven de todos ellos.

Qué encontrarás en La Portellada

Como hemos mencionado en líneas anteriores, La Portellada en tu escapada al Matarraña, es de visita obligada. No te prometemos grandes palacios, ni excepcionales museos, ni calles engalanadas. Lo que si que es seguro que vas a encontrar es un pueblo auténtico, nacido de la ilusión y forjado con el esfuerzo de aquellos hombres y mujeres que en su día decidieron que su camino era otro que el de la dependencia de La Fresneda.

Encontrarás todo lo necesario para sentirte atraído por su sencillez. No tengas prisa y disfruta de la autenticidad del pueblo. Sentirás la necesidad de saborear con calma y tranquilidad, cada uno de las recomendaciones que encontrarás en La Portellada en la comarca del Matarraña.

Visita La Portellada cuando vayas a la comarca del Matarraña

En tu visita a La Portellada en esa escapada al Matarraña, es obvio que encontrarás un sin fin de actividades y de visitas por realizar. En qué ver en La Portellada te ayudamos a decidir.

Si nos centramos en las visitas que son de obligado cumplimiento, nos encontraremos  que en la misma La Portellada y sin necesidad de desplazarte con el automóvil, si has decidido establecer tu cuartel general es esta población, te dejamos en este enlace dónde acudir para hospedarte, podrás acceder a dos de los lugares más emblemáticos de la comarca del Matarraña.

La ermita de San Miguel de La Portellada, situada a tres kilómetros de la población, con acceso relativamente sencillo a pie, aunque con algo de cuesta. Si te decides por esta opción podrás ir viendo las diferentes estaciones del viacucis, que se lleva a cabo cada año desde la iglesia de San Cosme y San Damián hasta la ermita de San Miguel.

La segunda visita de obligado cumplimiento es la del Salto de La Portellada, o del río Tastavins. Situado a unos seis kilómetros del pueblo. El acceso se realiza sin demasiada dificultad. Aunque es un recorrido que la gente del pueblo lo suele hacer a pie, es cierto que puede ser un poco dificultoso, sobre todo a su vuelta.