Escapadas

Qué ver en La Portellada

Panoramica de La Iglesia de La Portellada

Cada uno siente por su pueblo algo especial, y realmente no somos diferentes, sin embargo cuando nos preguntan lo que hay que ver en La Portellada, lo primero que nos viene a la mente es la tranquilidad que se respira.

Ya lo hemos comentado en nuestro artículo La Portellada en la comarca del Matarraña, sus gentes es el mejor patrimonio que tenemos en el pueblo. Pero eso hay que vivirlo para poder comprobarlo.

En este post os vamos a dejar los 5 imprescindibles que hay que visitar en La Portellada de la comarca del Matarraña

Qué ver en La Portellada: contenido

La historia de La Portellada es relativamente reciente, tal y como se explicó en los orígenes de La Portellada en el Matarraña. Lo cual se refleja en la falta de  construcciones señoriales. Sin embargo la naturaleza quiso obsequiarla con  lugares de obligada vista para todos aquellos que decidan pasar unos días entre nosotros. A la vez que la mano de sus habitantes hizo que algunos de ellos tomasen más relevancia, vamos a ver de qué estamos hablando.

  • La ermita de San Miguel
  • El pilón de San Pere Mártir
  • El Salto de La Portellada
  • Ayuntamiento de La Portellada
  • Iglesia de San Cosme y San Damián

Ermita de San Miguel de La portellada

A principios de siglo XVIII, el vecino de La Portellada D. Miguel de Villarroya, sufragó los gastos de  construcción de la ermita de San Miguel de La Portellada y al mismo tiempo cedió los terrenos circundantes para que con su explotación se pudiese costear el mantenimiento de la ermita.

Desde su construcción fué motivo de romerías, celebrándose el via crucis, tradición que se mantiene en nuestros días. El cual inicia su recorrido al pie de la colina junto a la carretera.

Durante la epidemia  de colera que azotó la zona se mantuvo como lugar de reclusión y confinamiento para los afectados. Desde La Portellada, subían los alimentos, que depositaban a la mitad del camino para que pudiesen tener acceso desde la ermita. 

Hay que destacar el hecho de que el perfecto estado en el que se encuentra  la construcción en la actualidad es gracias a la iniciativa de la peña el Rostoll, integrados en la asociación cultural de La Portellada. Gracias a ellos se puede disfrutar de tan singular espacio. En el cual se dispone de recreo para los niños, barbacoas, y sobre todo unas impresionantes vistas de toda la población. Dese dónde podremos contemplar la singularidad del territorio y de algunos de los enclaves que hay que ver en La Portellada.

El Piló de Sant Pere Mártir

En la comunidad aragonesa, los cruces de términos, confluencia de caminos, indicadores de rutas.. reciben el nombre de peirones, lo que traducido al lenguaje de La Portellada es el Piló. 

Al margen de ser utilizados como indicadores geográficos muy antiguos, también en algunos casos tienen carácter devocionario. Es el caso del Piló de San Primartir, como es conocido por los vecinos. En este caso devoción  a San Pedro Mártir. Los Portillenses cada 29 de Abril, concurren al piló para bendecir las partidas del termino municipal que se pueden observar desde la colina.

En el caso que nos ocupa, marcaba los caminos de la transhumància desde Ráfales – La Sorollera hasta La Fresneda – Fuentespalda.

Su buena posición e inigualable visibilidad, permite observar los municipios de Torre del Compte, La Fresneda, Calaceite y Valderroures. Gracias a ello fue marcado como vértice geodésico, utilizado para leer la cartografía. Puntos que están situados de tal forma que se puedan divisar al menos dos más, en nuestro caso se ven los de San Antonio en Calaceite y el de Perganyol en Valderroures.

El salto de la Portellada el imprescindible que hay que ver en La Portellada

Es bien seguro que de todo lo que hay que ver en La Portellada, El Salto de la Portellada, es el imprescindible.

Si no has estado en el Salto de La Portellada no has venido a la comarca del Matarraña. Así de sencillo.

Cada pueblo está orgulloso de sus maravillas locales, nosotros no ibamos a ser menos, pero.. con una excepción y es que en este caso tenemos razón. 

Es cierto nque en algunas temporadas, el agua brilla por su ausencia, no importa, la impresionante caída de sus más de veinte metros sigue estando ahí. La poza que se forma en la caida prácticamente no desaparece y permite al visitante gozar de una aventura en sus alrededores.

Su salto de agua en épocas lluviosas es del todo impresionante, y nos permite observar el trato que han recibido las rocas a través de los años por el contante desgaste que han sufrido a causa de las aguas torrenciales. Figuras esculpidas en las rocas  que de buen seguro pudieran inspirar al mismísimo Gaudí.

 

Ayuntamiento de La Portellada

Sin duda alguna el edificio de obra civil má importante de de todos los que hay que ver en La Portellada.

Construido a principios del S.XVII, sobre el año 1622, según se puede observar en una grabación en una de sus ventanas. 

Originalmente era conocido como la casa de la Cofradía de San Cosme y San Damián. Los miembros de la mencionada asociación, eran los encargados de la administración de la localidad, tanto económica, social como políticamente. No hay que olvidar que no fué hasta 1784, que La Portellada consiguió la independencia de La Fresneda, ya que hasta entonces no era más que un barrio de la mencionada localidad.

Esta construcción sigue los canones que regian en la época con un estilo generalizado en las casas consistoriales de Aragón durante todo el S.XVI y parte del XVII.

Consta de tres plantas, en la baja se encuentra lo que se utilizaba como lonja y una pequeña prisión, así como el acceso a la primera planta en dónde se encuentran las dependencias para la actividad administrativa del consistorio.

En 1982 el edificio del ayuntamiento de La Portellada, fué declarado monumento hoistórico artístico de interés local, en  nuestros días con la denominación de Bien de interés cultural, en la categoría de monumento. Ratificada en el 2004 por el Departamento de Educación, Cultura y Deporte del gobierno de Aragón, otorgandole la categoria de Patrimonio Cultural Aragonés.

Hay que ver en La Portellada la Iglesia de San Cosme y San Damián,

Hemos dejado para el quinto lugar de lo que hay que ver en La Portellada, la Iglesia de San Cosme y San Damián, no porque no tenga méritos para estar en primera posición sino que hemos considerado, que de haber realizado las visitas a pie bien merece la pena un buen descanso en absoluta paz. 

Construcción sencilla, representa como ninguna el tesón y el esfuerzo con el que se llegó a construir. No sólo se construyó con la aportación económica de la mayoría de las 500 familias que componían el barrio, sino que también se levanto con el trabajo de todos sus habitantes. Hay que pensar que era un barrio de La Fresneda y a la vez situarnos sobre el mil cuatrocientos para comprender las dificultades que tuvieron que vencer, sobre todo las derivadas de los inconvenientes que encontraron de La Fresneda, municipio del cual dependían.

Esta iglesia fue construida en honor a San Cosme y San Damián, patronos de La Portellada. Se situó entre los dos barrios , como símbolo de unidad entre ellos, el Mas de Dalt y el Mas de Baix.

Se trata de una construcció de mampostería y cantería. Obra sobria y sencilla, compuesta por tres naves, siendo las dos laterales más estrechas que la central.

Sobre todo el conjunto llama la atención un curioso capitel que corona la torre,. originariamente fue construido en zinc, material que fue sustituido por el cobre actual.

Esperamos que te satisfagan cuando realices tu andadura por estas tierras y lo que hay que ver en La Portellada queden en tu recuerdo como una escapada al Matarraña a la que incluso te plantees volver a repetir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *