Ideas y consejosVacaciones seguras

Vuelos cancelados, retrasados o con embarque denegado: ¿cómo reclamarlos?

Sufrir retrasos o cancelaciones de vuelos es la pesadilla de cualquier viajero. Si estando de vacaciones has sufrido vuelos cancelados, retrasos o te han denegado el embarque por cualquier motivo, ya no hace falta que pierdas tu tiempo y tu paciencia persiguiendo a las compañías aéreas: puedes utilizar un reclamador de vuelos online. Rápido, fácil, cómodo y sin moverte de casa.

Hoy te traemos un nuevo consejo de seguridad en vacaciones: cómo reclamar vuelos cancelados, con retraso o a los que te hayan denegado el embarque.

Vuelos cancelados: contenidos

Hasta hace poco tiempo, si sufrías cancelaciones de vuelos, retrasos o si no te dejaban embarcar por el motivo que fuese, lo tenías bastante crudo para exigir una compensación o algún reembolso. Lograr una indemnización por retraso de vuelo o por cancelación era toda una odisea: emails infinitos, llamadas interminables a atención al cliente (la mayoría a números con coste), comprobaciones imposibles… y un tiempo gastado muchas veces para nada, o para conseguir algún tipo de indemnización que no compensaba ni de lejos la paciencia y las horas invertidas.

Por suerte, las cosas han ido cambiando y desde hace algunos años, a parte de las vías que ya teníamos disponibles para reclamar y hacer valer nuestros derechos como consumidores, han empezado a aparecer agencias y compañías especializadas en reclamaciones de servicios y productos con los que no estamos satisfechos o que no se han prestado debidamente.

Hoy veremos en qué consisten los servicios que ofrecen estos reclamadores online, y repasaremos otros modos de reclamar una compensación por cancelaciones, retrasos y otros contratiempos que hayamos podido sufrir estando de viaje o de vacaciones. No es una solución ante la anulación o la cancelación de vuelos, pero al menos nos permitirá viajar con mayor seguridad y con algo más de tranquilidad.

Qué hacer si te cancelan un vuelo, si no te dejan embarcar o si llega con retraso

En primer lugar, debemos saber que como viajeros y consumidores, al menos en el ámbito de la Unión Europea, nos asiste una serie de derechos que toda compañía debe respetar. En la página de AENA o de la misma Comisión Europea podemos encontrar información al respecto. 

Entre estos derechos, están el derecho a la información, el derecho a reembolso y modificación de trayectos ante la cancelación de vuelos o la denegación de embarque, el derecho al reembolso del billete si nuestro vuelo sufre un retraso de más de 5 horas, o el derecho a viajar en condiciones idénticas a cualquier otro pasajero si sufrimos algún tipo de discapacidad o reducción de la movilidad, entre otros derechos.

Parecería, pues, que todo es fácil y sencillo: tienes unos derechos reconocidos por la UE y sus estados miembro, unas compañías que operan en su espacio aéreo y terrestre, y sometidas a las leyes comunitarias… ¿qué podría salir mal? Pues muchas cosas. Y si has tenido la mala suerte de verte en alguna situación de este tipo lo sabrás mejor que nadie.

La mayoría de las compañías aéreas cuentan con importantísimos equipos jurídicos dedicados casi exclusivamente a eximirlas de responsabilidades, especialmente ante cancelaciones y retrasos en sus vuelos. Es cierto que, si tu reclamación tiene fundamento (es decir, si tienes derecho a alguna compensación), y perseveras, al final consigues la indemnización: es tu derecho y las leyes te amparan. Pero te advertimos: ármate de muchísima paciencia y en algunos casos de algo más, ya que la reclamación no siempre te saldrá gratis.

Para empezar, muchas compañías tienen números telefónicos de atención al cliente que, para reclamaciones y quejas, solo atienden máquinas que te remiten a otros números o a direcciones de correo electrónico. Además, la mayoría de estos números suelen ser de pago (del tipo 902 o semejantes), por lo que encima de entrar en un bucle inacabable de emails y llamadas telefónicas, la bromita te puede salir cara. Por no hablar del tiempo y la paciencia invertidos en todo el proceso: irrecuperables. Más aún si cointamos que todos estos trámites los tenemos que hacer en septiembre, coincidiendo con el fin de vacaciones y la vuelta al cole encima. Un verdadero horror.

Qué hacer si te cancelan un vuelo, si no te dejan embarcar o si llega con retraso

Lo que debes hacer en primer lugar si te cancelan un vuelo, si este llega con retraso o si, por cualquier motivo, te impiden embarcar es conservar a buen recaudo toda la documentación asociada con el viaje: tiques y facturas de taxis, recibos de hospedaje (si lo has necesitado), el mismo billete de avión (¡no te deshagas de él bajo ningún concepto hasta que esté todo solucionado!)… cualquier dosumento que demuestre que el contratiempo no ha sido culpa tuya y que tú has cumplido con tu parte del contrato.

Una vez asegurado este punto, debes saber que tienes distintas vías para reclamar tu vuelo, la mayoría de las veces complementarias entre sí (siempre según cuál haya sido el motivo del contratiempo). 

Reclama tu vuelo directamente a la compañía aérea

Esta es la vía más directa y también la más utilizada por la mayoría de viajeros que han sufrido retrasos o cancelaciones en sus vuelos. Como ya hemos comentado, consiste en contactar con los números o las direcciones que las compañías facilitan a tal efecto, y que no siempre ponen fáciles las cosas. El motivo es evidente: las empresas tienen un mes de tiempo para responder a tu reclamación una vez la han recibido

Te recomendamos que siempre hagas este paso. Comunícate con la compañía y haz constar tu queja por escrito: si no te responden al correo o al teléfono, puedes mandar una carta certificada con acuse de recibo o un burofax, te costará algo de dinero pero tendrás la seguridad de que han recibido tu reclamación. Eso sí, como comentábamos, ármate de paciencia… pero no te quedes con los brazos cruzados y esperando. Puedes hacer algo más.

Reclamación de vuelos en asociaciones de consumidores

Las agencias de consumidores como la OCU reciben y gestionan cientos de quejas y reclamaciones de compañías de muy diversa índole, entre las cuales destacan las compañías aéreas (por motivos que a nadie se le escapan). A parte de las recomendaciones que ofrecen al público en general, sus socios tienen ventajas a la hora de reclamar servicios y productos con los que no han quedado satisfechos, especialmente cuando las empresas no se hacen cargo de sus responsabilidades ante el hecho.

Estas agencias son especialmente útiles cuando se pueden presentar demandas colectivas, por ejemplo cuando los afectados por vuelos cancelados o por algún retraso representan un número importante. En estas situaciones, su fuerza crece y acostumbran a conseguir indemnizaciones para las personas que se han sumado a la demanda. No obstante, el proceso suele ser lento y en casos individuales, a veces costoso y con pocas garantías de éxito.

Vuelos cancelados o con retraso: reclamación online

Como decíamos al empezar el post, cada vez tenemos más vías disponibles para reclamar vuelos cancelados o con retraso, que además nos permiten hacer las reclamaciones por Internet, en pocos minutos y despreocupándonos de todo lo demás hasta que se resuelva nuestro caso. Veamos algún ejemplo para saber cómo funcionan estos reclamadores online.

Airhelp, un reclamador de vuelos online

Airhelp es uno de los primeros reclamadores de vuelos cancelados, vuelos retrasados y vuelos perdidos por habernos impedido el embarque. Su funcionamiento no es muy distinto de otras compañías similares, aunque la comodidad y su facilidad de uso, además de su especialización en viajes aéreos marcan sin duda una importante diferencia.

Usar Airhelp es realmente fácil: solo tenemos que acceder a su página principal e ir rellenando los campos que nos solicita, como origen y destino del vuelo, ruta y escalas programadas, compañía aérea… en pocos minutos, tras procesar la solicitud, se nos confirmará nuestro derecho a indemnización y se nos pedirá que remitamos la documentación pertinente sobre nuetsros vuelos cancelados o retrasados. Y listo. En un tiempo que puede ir de semanas a pocos meses, lo más probable es que ya recibamos nuestra compensación.

Airhelp te informa de cada fase del proceso y puede conseguir indemnizaciones que llegan hasta los 600 euros. Claro que, a cambio, se quedan una comisión de la compensación que recibas: el 25% con impuestos incluidos. Algo que, si tenemos en cuenta el tiempo y los quebraderos de cabeza que nos ahorramos (sin contar con el dinero gastado en llamadas y envíos), un 25% tampoco es tanto y se cede a gusto si el resultado es exitoso. Y la mayoría de las veces lo es, si atendemos a las opiniones y comentarios de usuarios de Airhelp que comparten en la red.

Ya lo sabes, si estas vacaciones tienes algún contratiempo con tu vuelo, puedes usar cualquiera de estos métodos para hacer valer tus derechos. O todos juntos, si lo prefieres. En lo que al reclamador de vuelos se refiere, Airhelp también dispone de una App para smartphones que te permite gestionar tu reclamación desde donde sea, en el momento que desees. 

Además, no olvides que dispones de hasta 3 años para reclamar con Airhelp tus vuelos cancelados, retrasados o en los que no te hayan permitido embarcar. ¿Por qué no reclamar ese vuelo que se retrasó en temporadas anteriores y que dejaste pasar por falta de tiempo o de ganas? ¡No pierdes nada por probar! Eso sí, si lo haces, cuéntanos cómo te ha ido. ¡Un saludo y hasta pronto!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *